Como primer artículo sobre derecho Laboral, vamos a analizar una de las situaciones que mayor trascendencia tiene en este ámbito jurisdiccional, tal y como es el DESPIDO. Antes que entrar a valorar las tipologías de los despidos o la fundamentación jurídica que nos posibilite la impugnación de esta decisión empresarial, cuestiones que analizaremos otro día, vamos a concretar qué es lo que debe hacer cualquier trabajador cuando le notifican, o no, que ha sido despedido.

En primer lugar, ¿de qué formas nos pueden despedir o cuándo debemos entender que nos han despedido? Lo normal sería que el empleador, o un responsable de la empresa, nos facilite un documento en el que por escrito nos indique que se va a prescindir de nuestros servicios y las razones que alega para ello. Pero lamentablemente lo normal no siempre es lo frecuente, por lo que nos podemos encontrar con diferentes situaciones como:

  • Que el despido se realice de forma verbal y no por escrito.
  • Que nos llegue un mensaje a nuestro teléfono móvil de la Seguridad Social informando sobre nuestra baja en la empresa.
  • Que se nos impida la entrada al centro de trabajo o este se encuentre cerrado sin haber sido informado el trabajador de ello.

Cualquiera de estas situaciones debe entenderse como un despido, por lo que tendremos que estar atentos y actuar con presteza dado que tenemos un plazo de 20 días para iniciar las acciones correspondientes so pena de perder nuestro derecho a impugnar el despido como improcedente y por tanto perder el derecho a la indemnización que efectivamente nos corresponde.

Si la notificación del despido ha sido por escrito, la empleadora tendrá que poner a nuestra disposición en ese momento tanto el finiquito con la liquidación de las cantidades que nos adeuden hasta la fecha y la cuantía de la indemnización que corresponda. ¿Qué debemos hacer nosotros? Pues nuestra recomendación es que, en absolutamente todos los casos, firmemos como “NO CONFORMES” junto a la fecha en que nos están notificando el despido; por descontado que nos tendremos que quedar una copia de dicho documento y de cualquier otro que nos indiquen que debemos firmar (firmaremos como “NO CONFORMES” y la fecha también).

Sea como fuere la forma del despido será necesario presentar la papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación Arbitraje y Conciliación de nuestra Comunidad Autónoma antes del plazo de 20 días ya comentado, a fin de intentar llegar a un acuerdo con la empresa, que de no producirse nos obligaría a presentar la correspondiente demanda ante la jurisdicción Social, para que sea un Juez quien determine la improcedencia o no del despido.

Carlos Sánchez Torralba
Abogado especialista en Derecho Laboral de Matilla & Blay Asociados